976 233 448 Contacto
Qué debo hacer si mi hijo se rompe un diente

Qué debo hacer si mi hijo se rompe un diente

Los accidentes son, por definición, sucesos imprevistos que requieren de tu capacidad de reacción porque alteran el curso normal de la situación. Este podría ser el caso si te llaman del colegio porque tu hijo se ha roto un diente por culpa de un golpe desafortunado.

Preocuparse y estresarse en estos momentos suele ser lo normal. Sin embargo, el problema puede tener solución si acudes al dentista lo antes posible. Te contamos qué es lo que debes hacer para minimizar las consecuencias y cómo reaccionar si tu hijo se ha roto un diente.

¿Cómo actúo ante un traumatismo dental?

Lo primero que hay que hacer es examinar el estado de la boca del niño. Recuerda que en estas situaciones mantener la calma es imprescindible para que el niño no se altere más. Utiliza un pañuelo o un trozo de gasa húmeda para limpiar la sangre, si la hubiera. En función de la gravedad del golpe pueden darse varios supuestos y las soluciones varían ante cada uno de ellos:

  • Si se ha fracturado la pieza, intenta localizar el trozo caído y guardarlo. El dentista puede intentar recomponerlo para proteger el diente remanente y minimizar los daños estéticos.
  • Si se ha roto o caído el diente entero, y se trata de uno definitivo, también debemos intentar encontrarlo. Esto se conoce como avulsión traumática. Si lo encuentras, no lo toques ni limpies, y procura guardarlo en un sitio húmedo: en leche, en la propia boca del niño (si es mayor y no corre riesgo de tragarlo) o en la de la madre. Si conseguimos mantenerlo húmedo y transportarlo hasta la clínica rápidamente, el odontopediatra podría reimplantarlo.
  • En caso de que la avulsión sea de un diente de leche no se contempla el reimplante, pero será necesario buscar medidas para evitar que los dientes adyacentes se desplacen o infecten.

Tanto si el diente golpeado es de leche como si es definitivo, es importante comprobar que el traumatismo no tenga repercusiones internas. Llama rápidamente al dentista, especialista en la salud dental, y la persona más indicada para determinar el alcance de los daños y comprobar si son tan solo estéticos o alguna de las estructuras cercanas (hueso, encías, dientes adyacentes, raíces) se ha visto afectada por el golpe.

¿Son importantes los dientes de leche?

Los primeros dientes definitivos no comienzan a erupcionar hasta los 6 años. Hasta entonces, los dientes de leche guardan el espacio reservado para ellos. No solo ayudan al niño a masticar y le permiten mostrar esa sonrisa adorable que enternece a cualquiera, también evitan que los dientes se desplacen y se apiñen unos sobre otros y protegen la raíz de los dientes definitivos.

Por lo tanto, sí, los dientes de leche desempeñan funciones muy importantes, aunque sean provisionales, sería un error pensar que, como algún día van a caerse, no hay que cuidarlos de la misma forma que los finales; es igual de necesario tratar las caries que aparezcan, cepillarlos diariamente y protegerlos de la acumulación de bacterias y posibles traumatismos.

¿Se puede prevenir un traumatismo dental?

Aunque los accidentes son impredecibles, sí existen algunas formas de prevenir los daños. Cuando los niños practican deportes violentos o de contacto, como el fútbol, baloncesto, judo o karate, lo ideal es que empleen un protector bucal. Esta herramienta se fabrica a medida para el niño y mantiene protegidos sus dientes y estructuras bucales y faciales.

Consulta a tu dentista las opciones existentes. En cualquier caso, como hemos visto, un traumatismo dental se puede solucionar si consultas rápidamente con un dentista. En Clínica Dental MAIP - Miguel Angel Iglesia Puig, estaremos encantados de atenderte. ¡Visita nuestra consulta en Zaragoza si tienes cualquier problema!

 

¿Necesitas más información sobre odontopediatría?

Llámanos