976 233 448 Contacto
Mitos sobre higiene y salud dental

Mitos sobre higiene y salud dental

Las redes sociales llevan años transformando la manera en la que divulgamos y recibimos información. Nos permiten aprender cosas nuevas cómodamente, pero también facilitan la difusión de bulos y mitos en torno a cuestiones de nuestro día a día.

Ni cada año nos comemos ocho arañas mientras dormimos, ni poner Mozart a los bebés los vuelve automáticamente más inteligentes, ni la Gran Muralla China puede verse desde el espacio. Estamos tan acostumbrados a escuchar determinados mitos que nos cuesta poco creer lo que nos cuentan si lo hacen con convicción. Por ello, hoy te desmontamos algunos mitos sobre la salud dental y la higiene oral que seguramente hayas escuchado alguna vez.

“Las caries son cosa de niños”

Desde hace muchos años, las caries se asocian con los niños y el consumo excesivo de chucherías. Sin embargo, en octubre de este año, un estudio realizado por la Organización Colegial de Dentistas de España reveló que cerca del 50 % de la población adulta española se ve afectada por las caries.

Las caries no son un problema solo de los niños. Se trata de una patología que se produce debido a una higiene bucodental deficiente. Por mucho que seas un adulto, para evitar tener caries debes vigilar tu alimentación, cepillarte adecuadamente los dientes y acudir al dentista al menos una vez al año, si no, es muy probable que termines teniendo caries de la misma forma que lo haría un niño.

“Cuanto más te cepilles, mejor”

Este es otro mito muy extendido. Lo cierto es que no por cepillarte durante más tiempo, con mayor fuerza, más veces al día o usar más pasta de dientes, vas a conseguir que tus dientes estén más limpios.

¿Has oído eso de que los excesos no son buenos? Pues el sobre cepillado puede provocar la erosión del esmalte. Para lograr una sonrisa sana y radiante, lo ideal es que te cepilles al menos dos veces al día, al levantarte y antes de acostarte, durante dos minutos, frotando con suavidad para no dañar las encías.

“Si te sangran las encías es porque te cepillas muy fuerte”

Un cepillado muy agresivo puede tener como consecuencia el sangrado de las encías, pero no es la única causa. Tener una enfermedad periodontal como la gingivitis o una periodontitis, también provoca la inflamación de las encías y que estas sangren con facilidad cuando te cepillas. Si te ocurre esto habitualmente, visita al dentista para salir de dudas.

“Durante el embarazo, los bebés absorben y roban el calcio de la madre”

Aunque esta afirmación parece extraída de alguna novela de ciencia ficción, realmente hay quienes piensan que los niños forman sus huesos gracias al calcio que extraen de los de la madre. Durante el embarazo, los cambios hormonales y biológicos que vive el cuerpo de la mujer provocan que las encías se retraigan, se encuentren más sensibles y por tanto sangren con mayor facilidad, provocando la “gingivitis del embarazo”.

Esta afección es común y en ningún caso tiene que ver con que el bebé esté absorbiendo la energía o el calcio de los huesos y dientes del cuerpo de la madre. Para combatir esta situación, es muy importante reforzar la higiene bucodental durante el embarazo y visitar al dentista con regularidad.

“Si no me duele nada y no tengo caries no es necesario que vaya al dentista”

Hay afecciones bucodentales que, hasta que no se vuelven más graves no consideramos un problema. Por ejemplo, no damos importancia a una caries hasta que esta es demasiado profunda y nos produce sensibilidad dental, o ignoramos una posible gingivitis hasta que las encías nos duelen de verdad y corremos el riesgo de perder un diente.

Las visitas anuales al dentista nos ayudan a prevenir en salud dental, e incluso a abaratar costes. Acudir a la consulta y realizarse una higiene dental profesional, resulta más rápido, sencillo y económico que colocar un implante dental por haber perdido un diente por culpa de una higiene dental deficiente. ¡No te la juegues!

Llámanos