976 233 448 Contacto
Estoy perdiendo encía ¿tiene solución?

Estoy perdiendo encía ¿tiene solución?

Sufrir de encías retraídas es uno de los problemas más habituales cuando hablamos de salud dental. Es importante tener en cuenta que perder encía no solo supone un problema estético, sino que también puede traer consigo serias consecuencias, como la pérdida de piezas dentales. Por ello, desde la Clínica Dental del Dr. Miguel Ángel Iglesia en Zaragoza recomendamos tratar este problema cuanto antes.

 

Antes de nada, ¿qué provoca la retracción de las encías?

 

La retracción gingival puede ser debida a diversas causas:

Enfermedad Periodontal

Las enfermedades periodontales, como la gingivitis y la periodontitis, son la principal causa de la pérdida de encía. Si notas que tus encías suelen estar rojas e inflamadas y sangran a menudo, lo mejor es que contactes con tu dentista. Él te aconsejará sobre las mejores alternativas para devolverle la salud a estos tejidos.

Abrasión de las encías como consecuencia de un cepillado demasiado agresivo

Utilizar un cepillo demasiado duro y/o cepillarse los dientes con demasiada fuerza puede provocar una destrucción del tejido y, por lo tanto, una recesión de la encía.

Encías dañadas a causa de una mala ortodoncia

Si no se está llevando a cabo un correcto tratamiento ortodóntico, es posible que algunos pacientes manifiesten un efecto de recesión gingival, especialmente si presentan encías delicadas. Además, muchos pacientes con ortodoncia fija tienden a cepillarse los dientes más veces al día de lo necesario, por lo que también puede darse una retracción debido a este exceso de fricción.

Tabaquismo

El tabaco afecta al sistema inmunitario e impide una correcta circulación sanguínea, además de incrementar la presencia de bacterias en la boca, lo que favorece la aparición de enfermedades periodontales y, por lo tanto, de daños en la encía.

Otros problemas en la boca como malposiciones dentales, bruxismo…

Diversos problemas bucodentales están directamente relacionados con la recesión gingival. Una incorrecta posición de los dientes dificulta el cepillado, poniendo en riesgo nuestras encías, al igual que el exceso de tracción consecuencia del bruxismo. Para tener una boca sana es fundamental poner fin a los problemas que se vayan presentando, ya que en la mayoría de los casos están estrechamente relacionados

 

¿La recesión gingival se puede solucionar?

 

La respuesta es SI, la recesión gingival tiene solución. No obstante, esta no es igual para todos los pacientes: dependerá del estado de su encía, de su situación personal y de la causa que ha provocado la retracción.

Detección y cese del problema

El primer paso para poner fin a la retracción de encías es detectar y eliminar la causa que la está provocando. Como decíamos, en función del estado en el que se encuentren las encías, será necesario llevar a cabo un procedimiento u otro, aunque lo habitual es devolverles la salud mediante un tratamiento periodontal.

Una vez concluido el procedimiento, es importante que el paciente aprenda a llevar a cabo una higiene y mantenimiento adecuado para impedir que el problema vuelva a presentarse.

Los injertos de encía

En algunos casos, sobretodo cuando esta recesión de la encía causa un problema estético, o cuando produce hipersensibilidad en el diente, deberemos recurrir a técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas, consistentes en la inserción de tejido blando (generalmente procedente del paladar del paciente) en la encía para tapar la raíz expuesta y ayudar a recuperarla, tanto desde el punto de vista estético como de la salud.

De esta forma, y con unos cuidados y mantenimiento adecuados, el paciente podrá volver a disfrutar de unas encías sanas.

 

Si has notado que has perdido encía en los últimos meses, te recomendamos que contactes con tu clínica dental de confianza cuanto antes. En los casos de pérdida de encía, una actuación temprana puede marcar una gran diferencia en el tratamiento y en el posterior resultado.