976 233 448 Contacto

¿Puedo comer después de hacerme un empaste dental?

Una de las preguntas más frecuentes entre los pacientes que visitan nuestra clínica dental es si pueden comer justo después de haberse realizado un empaste. Pero antes de responder a esta cuestión, es importante saber en qué consiste este procedimiento y por qué se lleva a cabo.

¿Qué es un empaste?

La obturación dental, comúnmente conocida como empaste, es una intervención sencilla que nos permite eliminar la caries dental. Para ello, se limpia la cavidad provocada por la caries. A continuación se rellena la misma mediante adhesión por capas de una resina que se endurece mediante la aplicación de luz halógena. De esta forma, vamos moldeando el material de relleno hasta que el diente recupera su forma original. El tratamiento concluye puliendo el empaste.

En casos en los que las caries son más profundas, puede verse afectada la pulpa dental, siendo necesario un tratamiento de endodoncia.

 

¿Puedo comer y beber después de un empaste?

Al tratarse de una intervención simple, los cuidados que debemos llevar a cabo tras la colocación de un empaste son mínimos, por lo que el paciente podrá reincorporarse a su rutina habitual tras salir de la clínica dental.

Si el empaste se ha realizado sin necesidad de anestesia local, el paciente puede comer y beber con total normalidad.

En los días posteriores a la colocación del empaste, es importante que el paciente esté pendiente de que éste no choque antes que los demás dientes, impidiendo una correcta oclusión, y de que no se presente sensibilidad dental. De ser así, lo mejor será informar al dentista.

En el caso  de que el procedimiento se realice bajo anestesia local, el paciente tardará unas horas en recuperar la sensibilidad en la zona tratada, por lo que no es recomendable beber o comer justo después de la intervención. El principal motivo es que, a causa de la insensibilización provocada por la anestesia, es posible que se le caiga la comida o la bebida, o incluso que se muerda sin querer la lengua o la mejilla, provocándose heridas. Una vez pasado el efecto de la anestesia, el paciente puede volver a comer y beber con normalidad.

 

Si después de leer el post te queda alguna duda referente a empastes dentales, no dudes en ponerte en contacto con nuestra clínica dental en Zaragoza. Estaremos encantados de ayudarte.