976 233 448
Contacto

¿Cómo se pegan las carillas de cerámica?

Las carillas de cerámica son pequeñas láminas de porcelana, que se hacen a medida, y que se pegan sobre los dientes para modificar su forma, tamaño, color o posición.

Tras un minucioso diagnóstico, estudio y encerado del caso, se procede a realizar las preparaciones de los dientes y a la toma de impresiones. El técnico de laboratorio realza las carillas, con un grosor previamente previsto de entre 0,2  y 0,7 mm.

 

Preparación de las carillas de porcelana

 

Una vez probadas sobre los dientes, y evaluado su ajuste, adaptación, asentamiento, formas, contactos, perfiles y ejes, se procede al cementado de las misas.

El cementado es una sesión clínica que se debe realizar de manera meticulosa, con cuidado y prestando mucha atención a los detalles, y que puede durar varias horas.

Para ello se preparan las carillas grabándolas con ácido fluorhídrico e imprimándolas con silano. Los dientes también tienen que preparar para la adhesión: se graban, con ácido fosfórico en este caso, y se impriman con un agente que favorece la unión a las resinas. Una vez preparadas ambas superficies, se procede a cementar con adhesivo y cementos de resina de consistencia muy fluida.

 

Antes y después con carillas de porcelana

 

 

Las carillas se cementan una por una, en un orden previamente determinado, sin ejercer presión sobre las mismas, procediendo a retirar los excesos de cemento y a pulir y ajustar. Es un trabajo minucioso y laborioso con el que podemos conseguir cambiar el aspecto y forma de los dientes, y mejorar el aspecto y la sonrisa de los pacientes.

 

Resultado del tratamiento con carillas de porcelana

 

Más información sobre las carillas dentales:

Llámanos